INMUSICA

Inicio

Quiénes somos

Discos

Libros

Artículos

Vídeos

 



  Totó la Momposina Calle 13 Rubén Blades  
 

MALIK YAQUB

El viaje del genio irreverente

A veces el devenir de la vida no trae más que tristeza. Hoy es un día triste.

El sonido del teléfono nos informaba días atrás del empeoramiento de la salud del gran saxofonista, del enorme músico, del artista que prefirió las calles a la dictadura del mercado. El gran Malik Yaqub luchaba a muerte por su vida en una sala de cuidados paliativos, aquejado de un último estadio de enfisema pulmonar. Hoy, día 16 de octubre, fallece dejando un vacío difícil de llenar.

Poco se ha reconocido la figura de este saxofonista nacido el 3 de marzo de 1935 en Kansas City, cuya música ha revolucionado la manera de entenderlo todo en sus grabaciones. Y la vida, sarcástica como es, ha hecho que se viera abocado a mostrar su arte sobre el asfalto a cambio de unas monedas, antes que sucumbir a los contratos torticeros con que trataron de doblegarle. Tampoco era muy amigo el maestro de reflejar sus ideas enlatadas, por miedo a que gente poco valiosa terminase copiando su estilo y presentándolo como propio... Ejemplos se han dado. Entre su escasa discografía se encuentra "Yaqub Speaks", que en 1980 ya se vendía al precio de 20 dólares, y que hoy en día se encuentra en Internet por cientos de euros. 

Por su vida se toparon personajes de la talla de Malcolm X o Elijah Muhammad, trasformando su sentimiento hasta el punto de convertirse a la religión musulmana. Sobre los escenarios y en los estudios, ha hecho música junto a artistas de la talla de Art Blakey, Jackie McLean, Red Garland o Elmo Hope. El mismísimo Miles, tras escucharle tocar en Kansas, le dijo que se estableciese en Nueva York. Yaqub no dudó en seguir el consejo. En su patria natal estuvo dos veces en la cárcel, donde dice que aprendió más jazz que en la universidad (y Malik estudió en las de Kansas y San Francisco). Una acusación fue por posesión de marihuana, la otra, por negarse a ir a Vietnam.

Fuera ya de Estados Unidos, en los años 63 y 64, recibió una beca y se trasladó a Egipto. Allí residió cuatro años, hasta la Guerra de los Seis Días, y se integró en la Cairo Jazz Band de Salah Ragab. Su partida de El Cairo no le hizo perder el contacto con Ragab, con quien se reunía y tocaba periódicamente. Un ejemplo de ello es el disco "Tanjazz", un directo del año 2005 en el Festival de Jazz de Tánger (Marruecos). De Egipto a Etiopía, donde se dejó contagiar por misteriosas escalas que le acompañarían toda su vida. Allí tuvo contacto con el mismo Haile Silassie, que le proclamó "Rey del Jazz" (Malik significa "rey" en árabe).

En los años 80' trasladó su residencia a Europa, viviendo en Grecia, Holanda, y llegando por fin a España. Nuestro gobierno tampoco le hizo justicia, y el 13 de septiembre de 1989 fue detenido en la Gran Vía madrileña, acusado de ejercer la mendicidad. A punto estuvo de ser deportado por tal motivo, a pesar de tener visado y pasaporte en regla. La orden fue depuesta horas antes del que ya parecía fatal desenlace, gracias a la presión ejercida desde la prensa española en apoyo del músico. Javier de Cambra, desde El País, se encargó de difundir y convocar a otros compañeros para evitar la pérdida. De él se despedía Jaqub en el centro de internamiento de inmigrantes de Moratalaz, todavía sin saber que no llegaría a ser deportado, con palabras desesperadas: "¡Javier, dile a todo el mundo que yo no toco clichés!".

En su paso por los escenarios de Madrid fundó el Malik Yakub Trío, junto al contrabajo de Íñigo Azurmendi y la batería de Jimmy Castro. Con ellos grabó "Be Bop Clandestino" y "Live in Madrid". Aquejado de una enfermedad degenerativa que afectó al movimiento de sus dedos, su última aparición pública fue con motivo de su 75 aniversario. Para conmemorar la fecha se reunieron en la Sala Clamores (Madrid) músicos y amigos suyos, entre los que pudimos ver a Javier Colina, Jorge Pardo, José Luis Gutiérrez, Tony Heimer, Niranhkar Kalsa o Jimmy Castro. Desde InMúsica esperamos en poco tiempo poder ampliar la información con datos más numerosos y testimonios cercanos. Buen viaje maestro.