INMUSICA

Inicio

Quiénes somos

Discos

Libros

Artículos

Vídeos

 



  Toumani Diabate Arnaldo Antunes Edgar Scandurra  
 

ARNALDO ANTUNES, TOUMANI DIABATE Y EDGAR SCANDURRA

Veranos de la Villa (Circo Price)

Cuando se dan cita en un solo escenario artistas de solvencia reconocida como Toumani Diabate, Arnaldo Antunes y Edgar Scandurra. Cuando el carácter de esos artistas se ha fraguado, en parte, a través del encuentro. La expectación por ver el resultado de esta cita sobre los escenarios es grande. La figura de Toumani, de hecho, es significativa. Con más grabaciones discográficas en colaboración con otros artistas (Ketama, Taj Majal, Bjorg, Roswell Rudd, Ballake Sissoko, Ali Farka Touré) que en solitario. Se dio a conocer de forma más general en nuestro país a través de su colaboración con los “Habichuela” en esa referencia indispensable que constituye Songai. En todos sus trabajos con los artistas mencionados dio una perfecta lección de maestría en el diálogo y entendimiento con otras músicas. Arnaldo es la voz con cuerpo, la poesía de belleza en la hoja en blanco, la grave sensualidad del susurro. Con Tribalistas vivió su mayor auge internacional y abrió su sensibilidad a las puertas del éxito. Scandurra es mentalidad abierta a la constante renovación, la vertiente más rockera y salvaje. Para rematar el viaje propuesto el vástago de Toumani y el de Scandurra eran sin duda los compañeros ideales.

Pero el público que asistió no estuvo acorde con las expectativas del encuentro y el flojo aforo que se convocó para la ocasión obligó a la organización del Price a redecorar el patio central con mesas de íntima velada. Después, el concierto. Gran entrada, o salida, como dirían los flamencos. Un pasaje en solitario de Toumani con evocaciones de sus “Mande Variations” dieron paso a la voz grave de Arnaldo que parecía darnos la bienvenida al “chow”. Scandurra finaliza el tema con interesantes efectos de wah-wah vocal y la pegadiza cadencia de “A curva da cintura” que llega a continuación hace que nos metamos rápidamente en el concierto. El resto, me dejó un poco frío. Aparte de algún tema más acústico en que los instrumentos pudieron hablar entre sí, me faltó comunicación. Los artistas brillaron con luz propia y su buen hacer sobre la tarima fue irreprochable. Quizá simplemente esperaba más. Me dio la sensación que en los temas más potentes, la kora quedaba un poco relegada al papel solista de guitarra eléctrica. Me parece empobrecer al instrumento y al maestro. Mi impresión en general fue ésa, la de un señor Diabate desaprovechado. La idea buena, los artistas excelentes, pero faltó comunicación entre las músicas. Aún así, todavía resuenan en mi cabeza los ecos de esa curva de la cintura. Arnaldo Antunes: voz Toumani Diabaté: kora Edgard Scandurra: voz y guitarra Michelle: batería y percusión