INMUSICA

Inicio

Quiénes somos

Discos

Libros

Artículos

Vídeos

 



   
 

Randy Weston Billy Harper

The roots of the blues

La relación entre el pianista Randy Weston y el saxofonista Billy Harper se remonta a principios de los años 70, cuando Harper viajó a Tánger para participar en un festival que Weston había organizado dentro del grupo que dirigía Max Roach. La ausencia de Roach hizo que Harper dirigiera el grupo, en aquella ocasión a la batería. Al año siguiente, Harper apareció en el LP de Weston, Tanjah, y más tarde en Los espíritus de nuestros antepasados ​​y Saga. Graban ahora este primer disco a dúo The Roots of the Blues (Sunnyside ) con más de 150 años a sus espaldas y sin duda lo primero que podemos apreciar es que son dos artistas con cosas que contar. Hay muchas historias en los equipajes de estas leyendas que continúan contando entre líneas, o mejor dicho, entre notas. Apunta Weston para la publicación Jazz Times: "Tenemos tantas historias que contar. Eso lo aprendí de Count Basie, Duke Ellington y Louis Armstrong. Ellos reconocieron que no sólo estamos tocando música, estamos manteniendo el origen y la historia de nuestro pueblo y estamos contando historias sobre lo que está pasando con nuestra gente en ese momento ".

Y en este disco aparecen esos personajes, esas historias, reinterpretadas desde este vertiginoso siglo XXI con un lenguaje que trascenderá al siglo XXII. Homenaje a Duke revisitando ese Take the train A: "Antes de que hicieran el tren A, para llegar a Harlem desde Brooklyn había que cambiar de tren. Así que cuando llegó el tren A, podríamos ir directamente desde Brooklyn a Harlem y hasta el Teatro Apolo." Apunta Weston. El reencuentro con Harper resulta exquisito. Vibrante en un recorrido por clásicos como el antes mencionado Take the train A, Carnival o Berkshire Blues. Tampoco podemos olvidar Body and Soul donde rinde homenaje a alguién que también marcó su vida, Coleman Hawkins, con quien llegó a grabar en el año 1959 el disco "Live at the five spot". Deliciosa la revisión de How High The Moon que nos hace llegar a lo más alto sin olvidarnos que estamos aquí, en la tierra. La mirada de Weston y Harper a estas composiciones se realiza sin duda desde una perspectiva muy actual cargada de vivencias. Esas vivencias emergen en fraseos, a veces sólo en unas pocas notas que delatan el vivo sentir de la vieja pieza. Que le otorgan una mirada nueva y comprometida. La sutilidad de la música que encontramos en este disco aparece en cada nota, en los diálogos de los intérpretes pero sobre todo en la verdad de aquellos que hablan con el corazón.