INMUSICA

Inicio

Quiénes somos

Discos

Libros

Artículos

Vídeos

 



   
 

FOLK FESTIVAL JAPÓN 2014

Más de 160 artistas se congregaron en el presente evento para conmemorar esta iniciativa que celebra los 400 años de amistad hispano Japonesa. El lugar elegido en esta ocasión para la cita fue el Teatro de la Zarzuela de Madrid y allí pudimos apreciar una muestra de todo ese arte tradicional de altas cualidades estéticas. En los salones del teatro se pudo disfrutar de la ceremonia del té, el arreglo floral y washoku, que ha sido altamente valorado y evaludado como "Cultura Dietética tradicional" de los japoneses , registrado como Patrimonio Cultural Inmaterial de la humanidad. Un sugerente universo musical que parte de escalas e instrumentos alejados de nuestros parámetros occidentales se abrió ante nuestros ojos. Instrumentos como el soh, arpa de trece cuerdas, sakuhachi, flauta de bambú o el Shamisen, especie de guitarra de tres cuerdas.

También pudimos disfrutar con los tambores japoneses o con danzas tradicionales repletas de trajes coloridos confeccionados con telas delicadas. La danza ha tenido desde la antiguedad una importancia considerable en Japón. En sus orígenes se llamó Kami asobi (juego de los dioses) y se practicó como un servicio religioso. Esto no ha impedido que los bailarines japoneses crearan, en los años 50, una forma de baile vanguardista llamada Butoh, considerada una revolución mundial en las artes escénicas.

En términos generales, la música vocal juega un papel más importante que la instrumental dentro de la historia de la música Japonesa. Así la música instrumental tambien esta asociada a una parte del Noh, Kabuki y Bunraku. Existen una importante cantidad de canciones folclóricas en las diferentes provincias de Japón. La mayor parte tienen su origen en acontecimientos religiosos o de la vida cotidiana como la cosecha, la pesca o el trabajo en las montañas. La mayoría se formaron en el periodo Edo y son esencialmente anónimas aunque en torno al año 1920 poetas y músicos comenzaron con la nueva composición de canciones folclóricas basadas en el estilo tradicional.

Japón también tiene su propia musica popular: kayo kyoku. Los estilos básicos se establecieron durante las dos primeras décadas del siglo XX. Se basan en una mezcla de escalas japonesas y occidentales. El importe de la venta de entradas del festival ha servido para apoyar a las víctimas de los lugares afectados por el terremoto y tsunami de Tohoku y el terremoto de Lorca.